SePhoto by Ben White on Unsplash

2019 Maneras de ReeducarNos

Primer día del año y podría usar la metáfora del cuaderno escolar cuyas hojas están en blanco para decir que el futuro empieza hoy. Pero la realidad es que empezó antes y que hoy debemos revolucionar los procesos de adquisición de conocimientos.

Pretender la excelencia en matemáticas o lenguaje o historia basados en pruebas memorísticas es anacrónico cuando los chicos -o usted- pueden acceder a esa información con un clic.

Repetir para memorizar un movimiento es clave para naturalizar una técnica en lo físico y deportivo; pero recordar Guayaquil celebrará 482 años de fundación y 199 de independencia es menos importante que contextualizar los motivos y entender las repercusiones.

Que sólo 29 de cada 100 jóvenes guayaquileños sepan sumar, restar o multiplicar es malo. Pero que no puedan innovar, comprender o pensar de manera crítica es peor. Porque una fórmula matemática, una fecha, un nombre o coordenadas geográficas son sólo datos; y cada dos días se generan 5 exabytes de datos nuevos. Lo importante no es repetir los datos, el quid es saber qué hacer con ellos.

Yuval Harari dice que la educación debe enseñarnos a desarrollar inteligencia emocional, balance mental y resiliencia. Así estaremos listos a re-inventarnos y enfrentar la amenaza de la inteligencia artificial. Pero, ¿cómo enseñarles a los chicos lo que adultos, maestros, directores, generadores de políticas públicas, padres y madres no han logrado aprehender?

Suscribo las ideas sobre creatividad de McKee. Quien ignora no puede crear; porque es un acto que junta dos elementos conocidos y presumiblemente inconexos para crear un tercer y nuevo elemento. Seth Godin dice que la educación debe enseñarnos a conectar las ideas y no a coleccionarlas. Pero, ¿cómo enseñarle a los chicos a establecer relaciones conceptuales en un sistema que premia la repetición, estandarización y trivialidad?

Estoy convencido que memorizar no construye conocimiento. Pero los modelos educativos castigan a los creativos y soñadores. Y en casa, igual.

“Las reglas están para la obediencia de los necios y para la guía de los sabios.”, decía Harry Day. Pero estamos premiando a los bien-portados, obedientes, o hipócritas.

Estoy convencido que cambiar las plataformas (de análogas a digitales), sin cambiar los contenidos, no resuelve el quid. Saber que el test de opciones múltiples se creó en 1914 es menos importante que preguntarle al estudiante: “¿tú qué crees?”

Y usted, ¿qué cree?

Artículo originalmente publicado Enero 1 en diario El Universo.

COMUNICADOR · ESTRATEGA · ESCRITOR