7 lecciones que el surf me ha enseñado sobre branding

El surf me ha enseñado que tengo dos opciones frente a una ola: Remarla y disfrutarla o enfrentarla y que me revuelque. El resultado no depende del tamaño de la onda, depende del tamaño de mi miedo. Laird Hamilton, surfista de olas gigantes, dijo alguna vez que “todos somos iguales frente a una ola”. Como en el mercado.

Todas las marcas en sus procesos de construcción de reputación son iguales en el mercado. Pero al año dos, +90% de las iniciativas habrán desaparecido. No se trata de la idea, del tamaño, ni del talento. Como en una ola.

Para 1996, Kodak tenia el 90% de participación del mercado estadounidense de películas fotográficas. Cuatros años después era la cuarta marca de mayor recordación en el planeta con un equity de 31 mil millones de dólares. El 2012 entró en chapter 11. Esta es la segunda lección: Sal de tu zona de confort.

Y una vez fuera, innova. Corre riesgos. El surfer Jamie O’Brien dice que “no existe una única manera correcta de montar una ola”. No temas al fracaso es la tercera lección. Un wipeout es inevitable; no importa si fracasas siempre que intentes otra vez.
La cuarta lección la aprendí de Andrés Fernández, seis veces campeón de surf. Me dijo: “ganarle al segundo no significa que eres el mejor”. Siempre puedes aprender algo nuevo. Sé humilde.

Sé constante. Quita lección. Como Coca Cola, que ha sido fiel a sus valores. Y cuando exploró algo diferente -como el cambio de sabor de New Coke en 1985- fracasó. Estar en el mercado, sumergirte en el, constantemente, te pondrá como pez en el agua.

¿Sexta lección? Enjoy the ride. Disfruta. Para captar la atención, el tiempo y el dinero del consumidor debes crear experiencias -como un surf stoke-; y para crear experiencias debes hacerlo divertido. Que se diviertan los consumidores, el mercado, tu gente y tú. Sir Richard Branson, CEO de Virgin, dice: “La felicidad es el ingrediente secreto de los negocios con éxito. Si tienes una compañía feliz, será invencible”.

Finalmente, “Mai Huli´oe I Kokua o Ke Kai”. Es hawaiano y es la séptima lección. Significa “nunca le des la espalda al mar”.

Una cosa es segura. Siempre vendrá una nueva ola. Si la ves a tiempo y estás preparado la vas a disfrutar. Si le das la espalda… te va a golpear.

Artículo publicado originalmente en diario El Universo

COMUNICADOR · ESTRATEGA · ESCRITOR