Photo by Mathew MacQuarrie on Unsplash

Es hora de cambiar el acrónimo

AIDA nació en 1898.

AIDA es el acrónimo de Atención (attention), Interés (interest), Deseo (desire) y Acción (action). Fue creado por Elias St. Elmo Lewis, un publicista estadounidense, para describir la acción resultante del estímulo que genera un mensaje publicitario.

El método AIDA esta pareado con el modelo de decisión de compra básico: Usted conciencia una necesidad o deseo insatisfecho (awareness), busca información sobre posibles soluciones (infomation), compara opciones, decide tomar una (decision) y compra (action).

Si los procesos mentales de compra no han cambiado, entonces ¿AIDA sigue vigente?

Herbet Simon, Nobel de Economía, decía que “En un mundo rico en información, la riqueza de información significa carencia de otras cosas: una escasez de aquello que esa información consume. Lo que la información consume es un tanto obvio: consume la atención de sus receptores.”

Si vivimos la Era de la Distracción, ¿qué pasa con la “A” de atención?

Circa 2001 -Junto a Eduardo, Erik y Paul- empezamos a cuestionar a AIDA. Porque el método representaba “una época ingenua, donde la gente tenía ojos nuevos, sentidos abiertos y el mundo estaba en pleno proceso de invención”, como lo describió Paul.

Y sentenciamos: “lo que no distrae, no atrae”.

Piense en esto: La atención y el tiempo son recursos escasos. Todo es simultáneo. Inmediato. Y mientras lee, le llega una alerta. Generamos más de 2.5 trillones de bytes de data diarios. Información gratuita. En la palma de su mano o su muñeca. Estamos hiperconectados. En promedio miramos el móvil 1 vez cada 10 minutos.

Cada día se generan más de 4.000 millones de búsquedas en google. Cada día se ven más de 10.000 millones de videos en YouTube. Compiten por igual las noticias y los fakenews. La forma es el fondo. El escándalo es espectáculo. Hacemos zapping mental.

Y, ¿qué llama su atención?

Lo que distrae. Porque lo que distrae, atrae.

Como canta la banda punk británica Savages, “…if you are focused, you are harder to reach; if you are distracted, you are available”. Si estás enfocado, eres más difícil de alcanzar; Si estás distraído, estás disponible.

El consumidor -Usted- presta atención a aquello que lo sorprende, afecta, espeluzna, asusta, desafía, entusiasma, divierte, disgusta. En realidad, es instintivo.

Por ello -en esta posmodernidad- el acrónimo correcto es DIDA: Distracción, Interés, Deseo y Acción.

Ha muerto AIDA. ¡Que viva DIDA!

COMUNICADOR · ESTRATEGA · ESCRITOR