Photo by Randy Colas on Unsplash

Hemos llevado el adagio “no hay nada nuevo bajo el sol” al paroxismo. La hiperrealidad de la política electoral ecuatoriana pasó del photoshop al plagio.

Baudrillard dijo en “Cultura y Simulacro” que lo hiperreal es más real que la realidad. Pero la historia de cada marca electoral debe ser un consistente con el entorno, coherente con la personalidad propia del candidato y ser plausible.

Copiar los textos (con pequeñísimos ajustes) y la puesta en escena de campañas políticas argentinas o españolas no es creativo ni eficiente. Au contraire. Copiar la campaña presidencial de Macri del 2015 o la de Garzón del mismo año es vagancia me dijeron Luis y Mónica en twitter. Es un espectáculo nauseabundo diría Edgar Allan Poe.

Y es una torpeza estratégica.

¿Por qué?

Recordemos que la gente -usted-, “piensa mediante marcos…”. Así decía George Lakoff en “Don´t Think of an Elephant”. Los marcos tienen que ver con el contexto. ¿En qué se parecen España 2015 con Portoviejo 2019?

La gente -usted- vota por el candidato que sea más creíble en su promesa de solucionar un problema.¿La credibilidad y reputación del candidato no se enervan en el momento que se descubre (y publica) su travesura intelectual? Máxime cuando él o ella asegura que ser honesto y honrado hasta el tuétano. Otra disonancia cognoscitiva.

Un buen candidato entiende que el negocio electoral se parece al showbusiness y hace noticia. Entiende que su valoración depende del ruido mediático, de las conversaciones sociales y de los espacios que su marca ocupe. Pero, ¿promocionarse en negativo?

Haruki Murakami decía que “la originalidad no es más que una imitación hecha con juicio.” Me pregunto, ¿han perdido el juicio? Un candidato debe ser controversial; pero justificar el plagio en la calidad moral del equipo de creativos o de producción es perverso y torpe.

La gente usa el corazón -el afecto- o los testículos -el desafecto- a la hora de elegir. Y la comunicación de un candidato debe construir sendas emociones colectiva e individual. Triunfalista porque nadie vota por perdedor. Cercana. porque cada votante se identificará con los discursos, valores, creencias, ideas, promesas, personas, imágenes, que le resulten coherentes con su propia identidad.

¿El plagio es buena idea? Sólo si el candidato busca construir la reputación de un copión y -al menos que sea Xerox- no creo que sea un halago.

Ni le de votos.

Publicado originalmente en Diario El Universo

COMUNICADOR · ESTRATEGA · ESCRITOR