Photo by Sharon Christina Rørvik on Unsplash

El nuevo homo fluō

Diciembre 1971. Bruce Lee estaba en el set de televisión frente al periodista canadiense Pierre Berton. El periodista le preguntó sobre su filosofía y Lee respondió: “Vacía tu mente. Sé amorfo. Moldeable. Como el agua. Si pones agua en una taza, se convierte en la taza; si pones agua en una botella, se convierte en la botella; si la pones en una tetera, se convierte en la tetera. El agua puede fluir o puede aplastar.”

El nuevo consumidor es como el agua.

El sociólogo Zygmunt Bauman, en su “Modernidad Líquida” (1999), el mundo es más precario, provisional, relativo. En sus palabras: “Hoy la mayor preocupación de nuestra vida social e individual es cómo prevenir que las cosas se queden fijas, que sean tan sólidas que no puedan cambiar en el futuro. No creemos que haya soluciones definitivas y no sólo eso: no nos gustan (SIC).”

En el pasado las cosas eran concretas. Eran tiempos de fábricas, obreros, fuertes vínculos familiares, mundos pequeños y locales, consumos utilitarios, productos perdurables y pocas y sólidas relaciones- Dogmáticas. La democracia y el modelo de desarrollo occidental tenían un solo enemigo: el comunismo.

Luego muros y regímenes colapsaron y esa narrativa cambió. Y se masificó la tecnología.

Aprendimos que muchos ciudadanos no eran libres para opinar o comerciar o emprender o conectarse al mundo. Luego -con los cambios en Europa del Este- las sociedades cambiaron (y cambiaron sus historias).

En el presente, en esta Modernidad Líquida, la identidad se construye con el consumo de ideas, religiones y marcas. Es tiempo de vínculos débiles, masivos y a través de redes. El mundo es mundial. Los productos son desechables. También los amigos, las relaciones o los empleos. Todo es relativo.

Los millennials no hacen carrera en las empresas. Los hombres son menos masculinos; y las mujeres, más fuertes. Los dogmas se cuestionan. Todo fluye.

Ahora el enemigo es otro.

Por eso, al hombre/mujer moderno lo llamo homo fluō (“homo” : latinismo para humano; y “fluō” : latinismo para fluir, gotear).

La narrativa global cambió.

El homo fluō inunda Ecuador, Chile, Haiti, Cataluña, Argentina. La crisis climática, la desigualdad, el racismo, la democracia, el acceso a educación, a la comida, o al agua, son problemas a resolver. Y no todos los países, no todas las marcas, no todas las personas, han entendido la nueva historia.

--

--

I am a comms consultant, strategist and creator. Writing about commercial, political and brand communications with a twist of behavioral science. En español!

Love podcasts or audiobooks? Learn on the go with our new app.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store