Photo by Patrick Robert Doyle on Unsplash

BRANDING · MARKETING

Piense en la estética de los memes. Divertidos, contundentes y feos (estéticamente crudos).

Piense en los videos YouTubers con millones de seguidores mientras narran un videojuego. Mal iluminados, con poca elegancia y feos.

¿Memes? Contundentes, divertidos y feos.

¿Videos de TikTok? Virales, divertidos y…

Piense en el video en redes de un ex-candidato presidencial desafiando un huracán. O el video del presunto candidato con una bazuca contra la corrupción. O la transmisión de zoom de un nuevo movimiento político. O el video del otro posible candidato subiendo el Cerro del Carmen al ritmo de Rocky.

Videos estéticamente… rústicos. Feos. Pero transmiten la idea.

El 2019, en el Festival de la Creatividad de Cannes, Tim Leake (senior VP de la agencia RPA) presentó una ponencia controvertida: “Lo feo, vende” (de aquí tomé prestado el titular).

Le damos varios nombres”, dijo, “auténtico, real o en bruto (raw)… pero es simplemente feo. Y feo es bueno. Lo feo, vende. Al internet no le gustan las cosas bonitas. Y la estética Instagram ya pasó…

Ahora, imagine el efecto del Covid-19 en la industria de las comunicaciones. Adiós a los grandes presupuestos de los anunciantes. Imagine el efecto de la cuarentena en los procesos creativos y de creación de piezas publicitarias. Adiós a las producciones grandilocuentes.

Ahora los pandemials buscan lo real. Directo. Rápido.

Por cierto, ¿leyeron los siete insights para que marcas sobrevivan la pos-pandemia en somospandemials.com?

Las marcas deben incorporar en su deber-ser la flexibilidad y la velocidad.

Ahora los consumidores (y los electores) privilegian la comunicación en tiempo real y sacrifican la calidad estética. Y las marcas deben hacer lo mismo. De hecho, un estudio demuestra que no hay correlación positiva entre volumen de engagament y monto de inversión (en producción). Au contraire. Contenido muy producido aleja a las audiencias.

Hace poco un ejecutivo de YouTube dijo que los videos publicitarios feos (los llamó scrappy ads) tienen un mejor desempeño que los demás.

¿Es la belleza de la fealdad?

¿Como el ready-made de “La Fuente” atribuida a Duchamp?

En 1917, Marcel Duchamp exhibió un urinario blanco de porcelana en la expo de Sociedad de Artistas Independientes de Nueva York. Más allá de la estética, lo importante era la idea a transmitir.

Lo importante es conectar.

Lo feo del Covid-19 es que nos puso a pensar. Pero… eso es bueno.

Es la belleza de la realidad.