Photo by Pixabay from Pexels

BEHAVIORAL SCIENCE · REDES SOCIALES · TEORÍAS CONSPIRATIVAS

No tengo pruebas, pero…

No tengo pruebas, pero la tierra es plana proponen los terraplanistas.

No tengo pruebas, pero Shakespeare no escribió sus obras proponen quienes dicen que escribía con faltas de ortografía.

No tengo pruebas, pero… tampoco tengo dudas.

Entonces tuiteo.

Reposteo.

Reenvío la cadena de whatsapp.

No tengo pruebas, pero… ¡ tuitazo !

No tengo pruebas, pero… guia penitenciario, ¿maneja por Bastión Popular un auto de alta gama?

No tengo pruebas, pero… falta coraje para estar en política, ¿y huevos para ser candidato?

No tengo pruebas, pero…si van a robar, ¿roben bien?

Jonathan Haidt, autor de “The Righteous Mind” (2012), publicó “Why the Past 10 Years of American Life Have Been Uniquely Stupid” en The Atlantic, criticando la incapacidad de la sociedad estadounidense de reconocer la verdad y de hablar un mismo lenguaje.

¿Pasa igual acá?

Haidt usa la metáfora de la Torre de Babel para explicar que las redes sociales nos dividen. Separan. Desintegran.

“Babel is a metaphor for what some forms of social media have done to nearly all of the groups and institutions most important to the country’s future — and to us as a people….”

Para el psicólogo social y profesor de Liderazgo Ético en la Universidad de Nueva York, el problema es que Usted -en su esencia humana- es inteligente; pero las redes sociales son estructuralmente estúpidas.

Debido a su sesgo de confirmación, Usted googlea (busca) información que confirme su creencia.

Si Usted confirma sus ideas, entonces quien piensa diferente está equivocado. Y si Usted cree que la contraparte está equivocada, ya no se trata de discutir ideas sino de criticar y etiquetar a la otra persona -la falacia del hombre de paja-.

Los medios, la prensa, las redes sociales, los gobiernos, todos, empezaron a “matar al mensajero”.

Cada tuit se convirtió en un dardo.

Herido de muerte el mensajero, los contenidos perdieron contundencia y consistencia.

Ya no se trataba de una historia común con variantes.

Se trataba de miles de historias diferentes.

Esto, que Haidt ubica a partir del 2015, sólo se ha exacerbado.

Por cierto, Haidt cita en su ensayo a Steve Bannon (asesor de Trump), diciendo que la manera de tratar a los medios es “inundar esa zona con mierda…”

Ahora se trata de cientos de miles de historias diferentes. Hiperviralizadas. Hipersensibilizadas. Hiperdinámicas.

Y la batalla es por el control de la narrativa.

No tengo pruebas, pero…

¿Todo es parte de una gran conspiración?

Sobre teorías conspirativas, escribi : “Con la “C” de crisis, confianza, culpa, conspiración y cerebro.”

Según Jonathan Haidt, las redes sociales fragmentan la habilidad de co-crear un narrativa común.

Y sin historias comunes, hay caos.

Sin narrativas compartidas… desconcierto. Desbarajuste. Desorden.

¿Desgobierno?

No tengo pruebas, pero… pero tampoco tengo dudas.

--

--

--

I am a comms consultant, strategist and creator. Writing about commercial, political and brand communications with a twist of behavioral science. En español!

Love podcasts or audiobooks? Learn on the go with our new app.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store
ANDRÉS SEMINARIO

ANDRÉS SEMINARIO

I am a comms consultant, strategist and creator. Writing about commercial, political and brand communications with a twist of behavioral science. En español!

More from Medium

Warning,By Not Using Overage Education You Will Lose Your Worth

The number one question I am always asked.

The Mourning of the Democracy Movement

“THE PEANUT MENTALITY”