Photo by Sarah Louise Kinsella on Unsplash

“El mapa no es el territorio”

Platón, Korzybski y galletas de perro

Usted se sienta frente a su TV con una gaseosa en la mano. Bebe su Coca Cola y ve una serie con colores intensos. Pero ni el sabor determinó la elección de su bebida ni su tele crea los colores amarillos o púrpuras.

Nuestros sentidos trabajan en conjunto -lo que vemos afecta lo que oímos, lo que sentimos afecta lo que degustamos-. La realidad es lo percibido filtrado por nuestra interpretación de ella.

Y la interpretación de la realidad es siempre subjetiva. O como dijo Alfred Korzybski en “Science and Sanity”, circa 1933, “el mapa no es el territorio”.

¿Ha leído el “El Mito de la Caverna” del libro séptimo de “La República” de Platón? De manera reduccionista, el texto habla de una caverna donde se proyectan unas sombras en la pared. Frente a la pared hay personas atadas y sin poder voltear la cabeza. Detrás de ellos y ellas, otros hombres transportan toda clase de objetos y estatuas de hombres o animales, delante del fuego.

Imaginen las sombras. ¿Figuras sobrehumanas? Pues para las personas atadas en la caverna, son proyecciones de figuras reales. Porque sólo han visto -solo conocen- las sombras proyectadas en la pared. Las percepciones dependen del contexto y de la perspectiva.

Un día el académico Korzybski ofreció unas galletas a los estudiantes sentados en la primera fila de su aula. Las galletas estaban envueltas en un papel en blanco. Los estudiantes comieron las galletas. “Están buenas, no creen?”, les preguntó. Y asintieron. Entonces Korzybski rompió el papel del envoltorio y reveló el empaque original; tenía la cabeza de un perro y se leía “Dog Cookies” (galletas para perros). Dos estudiantes tuvieron arcadas; y otros corrieron fuera del salón -a vomitar-.

Cuando bebe una gaseosa bebe una marca de gaseosa. Porque la marca afecta el sabor. ¿Recuerdan el fracaso de Coke?

En la TV sólo hay tres colores primarios (rojo, azul y verde) que se combinan pero ni el amarillo ni el púrpura existen en el aparato. Porque se crean en su mente.

Las formas redondeadas saben más dulce. La entrada espaciosa y bien iluminada del Boeing 787 Dreamliner crea la impresión de una avión más amplio y cómodo (aunque es 40 cms más angosto que el 777).

La realidad y la percepción pueden ser diferentes. Pero recuerde, la realidad es lo que percibe.

COMUNICADOR · ESTRATEGA · ESCRITOR