Photo by Joseph Chan on Unsplash

Una revolución para los homo dictyous

Redes sociales, poder & revolución

Había redes antes de las redes sociales.

Su cerebro, su cuerpo, es un complejo sistema de conexiones. Podemos encontrar redes en el cerebro de un gusano. En las cadenas de comida rápida. Y en su timeline de Facebook.

Como plantean Catanzaro & Caldarelli en el libro “Redes: una pequeña introducción”, la optimización de los recorridos del transporte público o la difusión de los virus o la sincronía de Messi con el Barça, pueden ser explicados como elementos en una red.

En “” (2016), Joshua Cooper Ramo dice que todo el mundo actúa dominado por redes. Ergo, que debemos desarrollar un séptimo sentido para entender y gestionar nuestras interacciones.

Y como sostiene Niall Ferguson en “”, debiéramos ser llamados “” (hombre en red).

Pero esta conectividad por sí no otorga poder.

La velocidad de infección de un virus, una idea, una emoción o un depende tanto de la estructura de la red como de la virulencia. Los cambios sociales del siglo XXI han sido explosivos por el crecimiento y democratización de la telefonía móvil y por los conceptos. Piensen en La Primavera Árabe, la posición de Nike con el activista y quarterback Colin Kaepernick o el ambientalismo de Greta Thunberg.

La conectividad crea multitudes. Pero ese maremagno informal requiere guías y jerarquías porque sus interacciones suelen ser recíprocas, selectivas y de argumentos aleatorios.

¿Cómo crear una corriente de opinión que aglutine gente alrededor de una idea?

Según la Espiral del Silencio, publicada en el 2003, los medios eran los creadores de la opinión pública. Como en un enorme karaoke como propuse en “La Sociedad Karaoke” el 2006. Y 15 años después la responsabilidad recae en medios, , , y algoritmos omnipresentes en redes sociales. Pero esa cualidad de ejercer poder -esa jerarquía de líderes- depende de la legitimidad de cada cual.

Circa 2017, en una entrevista para la revista Semana, de Colombia, el sociólogo portugués Boaventura de Sousa Santos dijo: “…saludamos a las redes sociales y a internet como plataformas, como una forma de democratización del conocimiento y de la información. Pero en tiempos recientes, en el régimen de la posverdad, las redes sociales y el internet son utilizados para manipular la opinión pública”.

¿Las redes sociales revolucionan al mundo?

Prefiero imaginar -como Anthony Kennedy, juez de la Corte Suprema estadounidense- que las redes sociales hoy son como las plazas públicas del pasado.

Los líderes legítimos crean las revoluciones.

COMUNICADOR · ESTRATEGA · ESCRITOR