Photo by Dmitry Ratushny on Unsplash

El 15 de marzo del año 44 a.C., Julio César llegó despreocupado a la Curia del Teatro de Pompeyo en el campo de Marte. Un vidente le había advertido sobre los peligros del Idus Martii -escribió Plutarco en Vidas Paralelas-. Pero César, nombrado dictador por 10 años, desestimó la admonición.

Ese 15 de marzo, un grupo de leales seguidores de la República asesinaron al César con 23 puñaladas mientras presidía la reunión del Senado. Motivados por el temor que el general Julio César se proclamara dictador permanente y estableciera una monarquía.

Muerto el César, Octavio se convirtió en su heredero. Conformó una monarquía de facto y gobernó como autócrata.

César no pretendió crear un sistema monárquico, y fueron los conspiradores quienes lo impusieron -a pesar de quererlo evitar-. Nació así el Imperio Romano y Octavio fue el primer Imperator.

Cuando la gente pierde la noción de la causalidad entre sus actos y las consecuencias, pierde el control de la realidad. Robert Greene en “The Laws of Human Naturelo llama la Ley de la Miopía.

Es culpa del reptil que llevamos dentro.

Actuamos inmediatamente sobre estímulos sensoriales filtrándolos con el aprendizaje de experiencias pasadas y el sesgo connatural de supervivencia. Y complicamos esas acciones bajo las influencias normativa o de identidad. No hacemos las pausas y perdemos la perspectiva.

Es como estar en un barco viendo un iceberg. Lo que vemos es la punta del iceberg; y sólo es el 11% del total de la masa de hielo.

En su edición de Julio-Agosto de 1960, Harvard Business Review publicó un artículo del economista alemán Theodore Levitt. Titulado Marketing Myopia, el texto teorizaba sobre el error de las empresas en enfocarse en mejorar su producto o servicio y olvidar la satisfacción de las necesidades o deseos de los clientes. Hollywood no estaba en el negocio de las películas -como imaginaban- sino del entretenimiento, decía Levitt; por eso los productores despreciaron la competencia de la TV al inicio.

Blockbuster no veo venir el éxito de Netflix. Aun cuando Reed Hastings buscó a John Antioco, CEO de Blockbuster, y le propuso trabajar juntos en un nuevo modelo de negocio de alquiler de videos no presencial.

Sólo AccorHotels -con Onefinestay- y Marriot -con Moxy- han reaccionado a la competencia de Airbnb.

Y los taxis amarillos de Ecuador buscan privilegios políticos para detener la competencia de Uber o Easytaxi -como si estos últimos no obedecieran a una necesidad insatisfecha del mercado-. Como diría Julio César, “la suerte está echada”.

La noche del 11 al 12 de enero de 49 a.C., Julio César se detuvo un instante ante el Rubicón. El río era el límite entre las Galias y Roma. Ningún gobernador podía entrar armado, junto a sus tropas, a Italia. Cruzar el Rubicón significaba cometer una ilegalidad e iniciar la guerra civil. Para dar valor a sus tropas, César cruzó personalmente el río y gritó desde la otra orilla: “alea iacta est”. Cinco años después, moría asesinado por sus propios senadores.

Artículo publicado originalmente en la revista Alfa & Gamma