Photo by Jasmin Sessler on Unsplash

PANDEMIALS · COVID19 · MARKETING · COMPORTAMIENTO

Su botón de pánico, activado

Usted sale de casa, ve al vecino sin mascarilla y lo percibe como una amenaza.

Va a la cafetería de siempre, pero descubre que no hay medidas de bioseguridad -en lugar está lleno, los empleados no están equipados apropiadamente y un señor tose en la mesa contigua-. Los rumores y fakenews acercan y alejan, aleatoriamente, la virulencia del COVID-19. La información distorsionada y excesiva crea un ambiente incierto. Las noticias oficiales contradicen los comentarios especializados. Los economistas exigen la apertura de negocios. La radio comenta las aglomeraciones de gente en los mercados. Cada día es menos predecible.

Usted siente temor.

Siente que ha perdido el control.

Desconfía de las redes sociales.

Desconfía del tejido social -y de la sociedad-.

Está bajo mucha tensión. Angustia.

Su botón de pánico está activado.

En realidad, siempre está activado. Y su cortex prefrontal -aquella región del cerebro vinculada con toma de decisiones- limita sus respuestas de alerta. Porque, “el objetivo del cerebro es mantenerlo vivo, no feliz”, dice Melanie Greenberg -psicóloga clínica y autora de “The Stress-Proof Brain”.

Para Bart Verkuil, psicólogo de la Universidad de Leiden (Países Bajos), nuestro cerebro “sólo inhibe la respuesta de estrés cuando claramente percibe seguridad”.

Imagine que su cerebro es un vehículo automático que está en “brake” todo el tiempo. Sólo suelta el freno cuando percibe certezas. Control. Seguridad.

Es más, la sola “incertidumbre de la seguridad” -sin amenaza real- dispara las respuestas de estrés.

Piense en esto: ¿se ha sentido cansado, desganado, desmotivado, malhumorado, voluble?

La realidad del 2020 ha disparado la angustia y la tensión. En lo vital. Pero también en lo económico, político, y social -por citar lo más visible-.

El coronavirus cambió creencias. Esto afectó sus hábitos de varias maneras.

¿Un ejemplo? Hoy hay mucha más gente cocinando. El #PanHechoEnCasa tiene más de 12.000 publicaciones en Instagram; y la versión angloparlante #homemadebread tiene más de 800.000.

¿Sucede en Ecuador? Invito a ver los descubrimientos de “Trendhunting — Negocios & Estrategias”; y a leer PANDEMIALS en somospandemials.com

¿Por qué cocinar o tejer o jardinería se han vuelto hábitos nuevos? Una posible explicación está en un estudio de la Universidad de Tel Aviv: comportamientos ritualistas (como el rítmico cortar de una cebolla) ofrecen un sentido de control.

Por tanto, ¿quiere desactivar parcialmente el botón de pánico?

Practique la ignorancia selectiva -no lea todas las noticias de todos los medios-, tenga un pasatiempo, lea, cocine, pinte, asista a conciertos en línea, reúnase virtualmente, use mascarilla…

COMUNICADOR · ESTRATEGA · ESCRITOR