Photo by Edwin Hooper on Unsplash

BEHAVIOURAL SCIENCE · COMPORTAMIENTO · COVID19 · PANDEMIALS

Usted, el conejillo de indias

Su cerebro trabaja en modo supervivencia siempre.

Antes del COVID19, ya estaba en modo supervivencia.

Y en poco tiempo se adaptó a la nueva realidad pandémica.

Cuarentena. Cierre de fronteras. Uso de mascarilla. Distanciamiento. Lavado de manos. Nueva cuarentena. Medidas de bioseguridad. Vivimos un gran experimento social de condicionamiento del miedo. Muchas acciones, omisiones y actividades que parecían benignas, hoy son una amenaza.

¿Mucha gente en el cine? Una amenaza.

¿Un concierto masivo? No, gracias.

¿Transporte público (masivo) o privado? Menos gente, mejor.

Somos seres sociales; por ello, el miedo a multitudes no era inherente a nuestros mecanismos de supervivencia.

Antes no teníamos miedo a las muchedumbres.

El nivel de tolerancia proxémico personal pasó -por necesidad- de menos de un metro de distancia a más de metro y medio.

Usted es como un conejillo de indias en un experimento pavloviano.

Ahora los mecanismos de respuesta psicológica al miedo (cansancio, estrés, sudoración, respiración superficial y entrecortada, palpitaciones aceleradas) se disparan activados por el exceso de gente alrededor.

Estudios recientes han descubierto que incluso se activan con escenas de masas de gente en la televisión. ¡En la tele! Nadie se va a contagiar por un virus viendo la tele; sin embargo, el aprendizaje asociativo ha sido intenso luego de meses de cuarentena, distanciamiento y medidas de bioseguridad.

¿Más gente más probabilidades de contagio; ergo, más miedo?

Como sostuvo Cialdini, no hay ideas huérfanas. “Las asociaciones son los <<ladrillos>> del pensamiento”, escribió en “Pre-suasión”.

Y Tyron determinó que los “procesos asociativos o conexionistas están en el núcleo de toda forma de operación mental animal, incluida la humana”.

¿Mucha gente, aglomerada, sin mascarillas? Amenazan su suopervivencia.

¿Saludo con un estrechón de manos, codo contra codo o golpear puños? ¿Cuál es la nueva norma?

Habíamos aprendido que el tacto generaba metáforas influyentes (por ejemplo: manipular un billete sucio estaba asociado a engaño o estafa). Siete estudios diferentes demostraron que quienes recibieron un billete manchado estaban propensos a hacer trampas en las siguientes transacciones.

¿Qué significan una mano extendida o un abrazo ahora? ¿Amenaza?

Y sin embargo, aun se celebran matrimonios grandes; y los jovenes se reunen y comparten el pico de la botella de cerveza o el vape. ¿Por qué? ¿Aprendieron a no temer?

Según David Ropiek, autor de “How Risky is it, Really? Why Our Fears Don’t Always Match the Facts”, cuando nos enfretamos a peligros nuestro cerebro cae en el sesgo de optimismo.

Usted puede pensar: “Si mis amigos no se contagiaron -y yo, tampoco-; entonces no es tan peligroso…”

Usted, como la mayoría de personas, tiene una peligrosa “brecha de percepción” al analizar riesgos. Este sesgo puede llevarlo a evaluar equivocadamente las probabilidades de un resultado negativo.

¿Qué es más fuerte?

¿El miedo condicionado por el COVID19 o el sesgo de optimismo?

No necesitamos la ciencia para entender que usar mascarillas, lavarse las manos y mantener la distancia evitan el contagio.